China crítica Cerrar

A pesar de su preocupación por la guerra que la opone a la India desde el 20 de octubre en el Himalaya –que no le impide a la prensa de Nueva Dehli denunciar "la imprudencia de Kennedy" (Industan Times) o la ilegalidad del bloqueo (The Statesman)– la China desencadena en las grandes ciudades, a partir del 25 de octubre, una vasta "campaña antinorteamericana", en la que se suceden "marchas de masa" y "mítines entusiastas" destinados a mostrar "el total apoyo del pueblo chino al pueblo cubano".

Manifestations à Pékin

Manifestation à Pékin
Manifestación en Pekín a favor de los cubanos

..
Manifestations à Pékin
El diario del pueblo, 5 de noviembre de 1962

Estas manifestaciones se prosiguen durante varios días: incluso dos semanas más tarde, 300.000 pekineses desfilan al grito de "¡la heroica Cuba vencerá!" La prensa consagra diariamente grandes títulos al conflicto y páginas enteras proclaman, como en El Diario del Pueblo del 27 de octubre, que "la revolución cubana es inmortal". Pero los diarios relegan a las página interiores las posiciones soviéticas.

..

Pekín utiliza la crisis para impugnar el papel de Moscú como líder del movimiento comunista internacional. Buscando explotar los errores de Kruschev sobre todo frente a los países del Tercer Mundo, El Diario del Pueblo acusa a la URSS de "revisionismo" y a Kruschev de "derrotismo", responsable de un "Munich soviético".

Le quotidien du Peuple 05/11/62
El diario del pueblo, 27 de octubre de 1962
Le quotidien du Peuple 27/09/62
El diario del pueblo, 29 de octubre de 1962

La crisis acentúa la rivalidad entre la Unión Soviética y la China: tanto una como otra intentan conquistar un liderazgo en Asia y en África, teniendo en cuenta sobre todo que en Rabat, Phnom Penh, Dakar, Libreville o Djakarta se aplaude "al heroico pueblo cubano". Siguiendo un pedido de Estados Unidos, Francia utiliza su influencia sobre ciertos países africanos como Senegal, para que no otorguen los derechos de escala aérea solicitados por la URSS para romper el bloqueo y reabastecer a Cuba.

En América latina la situación aparece contrastada porque la revolución castrista de liberación nacional fue vista con simpatía. Esta crisis, que produce una gran emoción en Méjico, Argentina, Brasil y Perú, termina por empañar la imagen de La Habana y de Moscú. Porque a pesar de que las manifestaciones antinorteamericanas tienen lugar en toda América latina –y degeneran a menudo en graves disturbios como en La Paz (5 muertos y 27 heridos)– las opiniones no comprenden ni que el régimen cubano se haya ligado a una superpotencia ni que la URSS haya abandonado a un protegido. Este sentimiento es acentuado por la prensa y la radio que insisten en el peligro de guerra nuclear. Algunos diarios, como el mejicano y oficioso Nacional, abogan incluso por la erradicación de todo foco marxista en Cuba. Los dirigentes políticos latinoamericanos sostienen a los Estados Unidos, siguiendo el ejemplo de la OEA, que el 23 de octubre adopta una resolución en ese sentido luego de haber excluido a Cuba de sus seno ya en enero de 1962.



China crítica Cerrar

Homepage