Francia dividida Cerrar

Pierre Mendès-France piensa que la crisis pesará en favor del sí.

Algunos días antes de la votación, La Nation (órgano de los partidarios del general De Gaulle) del 24 de octubre utiliza la crisis para justificar un poder ejecutivo fuerte.

   

Por el contrario, en el diario del Partido Socialista Le Populaire de Paris, Gaston Defferre señala que la crisis demuestra el peligro de poner todos los poderes entre las manos de un solo hombre.

Le Populaire de Paris, 24 de octubre de 1962
Le Populaire de Paris, 24 de octubre de 1962
   
Canard enchaîné 24/10/62
Caricatura sacada del Canard enchaîné, 24 de octubre de 1962

El periodista comunista René Andrieu comparte esta posición; estima así, en L’Humanité del 25, que la crisis proporciona "una razón suplementaria para votar no" pues sería "una locura" acordar "el derecho de decisión de vida o muerte en escala planetaria" a un solo hombre, sobre todo tratándose del general De Gaulle, que "sigue fielmente los pasos de su jefe norteamericano".

Es una cantinela que entona a su vez al día siguiente en Evry, frente a militantes, el secretario general del Partido Comunista, Maurice Thorez: "Diréis NO a De Gaulle y a Kennedy. Vuestro NO en el referéndum será también una afirmación de solidaridad con el valiente pueblo de Cuba y su dirigente legendario, Fidel Castro."

Aunque la crisis ocupa la primera plana de los diarios del 23, los análisis son aún sucintos. El editorialista de Le Figaro, Roger Massip, se limita a mencionar la "advertencia muy seria" lanzada por Kennedy y a establecer un paralelo con Berlín.

Le Figaro 23/10/62
Le Figaro, 23 de octubre de 1962
   
Le Monde 24/10/62
Le Monde, 24 de octubre de 1962

Por el contrario, el editorial de Le Monde con fecha del 24 de octubre, emite dudas sobre la veracidad de las pruebas fotográficas avanzadas por la CIA, que no está libre de "errores". Para satisfacer estas dudas, un oficial de la Agencia, Sherman Kent, pide ver al editorialista y le presenta varias fotografías. Le Monde fechado el 26 de octubre reconoce la exactitud de las informaciones norteamericanas.

   

También el semanario de izquierda France Observateur se muestra suspicaz y crítico. En la edición del 25 de octubre, Claude Bourdet consagra un editorial a la crisis bajo el título "¡No toquéis a Cuba!". Estima que a causa de las maniobras de su "potente máquina capitalista", los Estados Unidos son "los únicos responsables de esta evolución" que corre el riesgo "de colocarnos al borde de la guerra mundial".

France Observateur
France Observateur, 25 de octubre de 1962:
"¡No toquéis a Cuba!"

Declarándose "escéptico" con respecto a las acusaciones de Kennedy –tanto más cuanto que la CIA es experta en "informaciones falsificadas"– Claude Bourdet aboga por el "neutralismo", llama a la movilización de la opinión mundial, propone "una vasta campaña de defensa de Cuba y de presión sobre los Estados Unidos que vaya hasta el boicot de los productos norteamericanos".

L'Aurore 24/10/62
L’Aurore, 24 de octubre de 1962
 

Por el contrario, Raymond Aron justifica la reacción de los Estados Unidos frente a la "provocación" de la Unión Soviética, que explica por la voluntad de Kruschev de tener una moneda de cambio para solucionar en su favor el problema de Berlín (Le Figaro del 29 de octubre).

Asimismo, el diario socialista El Popular de París del 24 de octubre responzabiliza a la URSS de la tensión y aprueba "la gran firmeza" de Kennedy. Al día siguiente el diario recomienda "no perder la sangre fría" y mantener una "solidaridad total entre los aliados". El embajador André François-Poncet comparte este análisis: en Le Figaro del 26 estima que es indispensable "detener brutalmente la expansión rusa" y que la solidaridad transatlántica "es el instrumento de disuasión más eficaz".

En la izquierda, el Partido Comunista francés se moviliza rápidamente en favor de Cuba. El 23, llama a "todos los amigos de la paz" a decir "¡ALTO a la agresión contra CUBA!" y denuncia las "puras mentiras" de los Estados Unidos que son los únicos en haber instalado bases "alrededor del campo socialista". Su órgano, L’Humanité, denuncia en su edición del 24 el riesgo de guerra termonuclear que se está corriendo para satisfacer sólo el apetito de los trusts: "¿Vamos a morir por la United Fruit?"

El 25 por la mañana los estudiantes comunistas desfilan en el Barrio Latino al grito de "¡Cuba si, yanquis no!" Por la noche, un millar de manifestantes claman, delante de la embajada de los Estados Unidos: "Paz en Cuba" o "Kennedy asesino". Al día siguiente, la asociación Francia-Cuba organiza en la Mutualité un "mitin entusiasta" según L’Humanité.

L'Humanité 26/10/62
L’Humanité, 26 de octubre de 1962
From L'Humanité
L’Humanité, 26 de octubre de 1962

Para L’Humanité, el desenlace pacífico de la crisis es el resultado de la "firme sabiduría" de la Unión Soviética y de la "sangre fría" de Kruschev. El órgano del Partido Comunista francés, al igual que Pravda, trata de acreditar la tesis de que los Estados Unidos, bajo la presión internacional, debieron renunciar a sus pretensiones, levantando el bloqueo y reconociendo la inviolabilidad de Cuba.

Pero en su conjunto la prensa parisiense, como Le Figaro del 29 de octubre, considera la salida de la crisis como una "victoria diplomática para Kennedy", que ha "sabido maniobrar con inteligencia y habilidad".

Le Figaro 29/10/62
Le Figaro, 29 de octubre de 1962

Raymond Aron, previendo "un período de relativa calma", explica el "retiro táctico" de Kruschev por la lejanía de Cuba, la "poca importancia de lo que estaba en juego" y la inferioridad estratégica de la URSS (Le Figaro, 29 de octubre).

El semanario intelectual de izquierda France Observateur del 1° de noviembre, si bien admite que "los dos K han procedido con un gran dominio de la situación", concluye con amargura que "el mundo pertenece a quienes pueden destruirlo".


Francia dividida Cerrar

Homepage