El descubrimiento de los misiles Cerrar

Esta revelación causa estupor en la Casa Blanca, como lo muestra la reacción espontánea de Kennedy: "¡No me puede hacer eso a mí!".

No imaginaba que la URSS –que jamás había implantado cohetes fuera de su territorio ni en los países satélites– pudiera tomar semejante riesgo. ¿No había dirigido numerosas y claras advertencias a los soviéticos? ¿No les había prevenido un mes antes: "Si Cuba se convierte en una base militar ofensiva, los EEUU no dejarán de reaccionar"?

Kennedy –convencido de que la URSS intenta modificar la relación de fuerzas entre las dos superpotencias y de que le lanza un desafío que no puede eludir sin causar un perjuicio grave a la seguridad de los Estados Unidos, a su credibilidad personal y a la confianza de los aliados– decide inmediatamente examinar las diferentes opciones de respuesta con sus más próximos consejeros que forman, en el seno del Consejo Nacional de Seguridad (NSC), un comité ejecutivo (Ex Comm).

Una semana de debates intensos es necesaria para permitir al Ex Comm apreciar convenientemente la situación y elaborar una reacción adecuada a la amenaza.

 

El descubrimiento de los misiles Cerrar

Homepage