Operación Anadir Cerrar

Ha previsto igualmente construir luego una base submarina para 11 submarinos, siete de los cuales llevarían armamento nuclear (SLBM), pero Kruschev desiste de este proyecto en septiembre.

CubaCuando estalla la crisis, cinco bases de aparatos balísticos están construyéndose en San Cristóbal, Santa Candelaria, Guanajay, Sagua la Grande y Remedios.

La instalación de misiles en Cuba tiene para Kruschev un motivo estratégico: se trata de compensar el retraso de la Unión Soviética en misiles intercontinentales aprovechando la posición geográfica de Cuba. Al contrario de lo que pretende la prensa francesa que exagera la potencia soviética, quienes se benefician del missile gap –es decir de la inferioridad estratégica– denunciado por Kennedy durante la campaña electoral, no es la Unión Siviética sino Estados Unidos a pesar de que desde el lanzamiento del Sputnik en 1957, el territorio norteamericano puede ser alcanzado por los misiles soviéticos.

Los Estados Unidos en efecto disponen en 1962 de

  • 2.000 bombarderos pesados,
  • 294 misiles intercontinentales (ICBM),
  • 144 misiles submarinos (SLBM),

mientras que la Unión Soviética sólo posee

  • 150 bombarderos,
  • 75 ICBM,
  • ningún SLBM.

Esta disparidad tiende a aumentar ya que los Estados Unidos producen un centenar de misiles intercontinentales por año cuando la Unión Soviética sólo fabrica con dificultad unos 25, equipados además de sistemas de guiado que siguen siendo primitivos.

Los cohetes de alcance medio instalados en Cuba hubieran multiplicado prácticamente por dos las capacidades ofensivas soviéticas en la medida en que hubieran podido alcanzar casi todo el territorio norteamericano. Tanto más cuanto que no hubieran podido ser descubiertos por los radares estadounidenses que habían sido instalados en el norte del Canada para detectar los misiles soviéticos que pudieran sobrevolar el Océano Artico. Al compensar de ese modo la debilidad de las fuerzas soviéticas, Kruschev podía esperar mejorar su amplitud de maniobra, debilitar la OTAN y obtener concesiones sobre la cuestión de Berlín.

Aprobado el 24 de mayo por el Consejo de defensa de la Unión Soviética, el plan de Kruschev es aceptado por Castro el 29 de mayo. En julio, Raúl, hermano de Fidel y Ministro de la Defensa, y en septiembre Ernesto "Che" Guevara, viajan a Moscú para pedir que el acuerdo sea oficializado y publicado. Ambos viajes resultan infructuosos ya que el Kremlin desea que la Operación Anadir sea mantenida secreta. El 15 de septiembre son desembarcados en Cuba los primeros cohetes SS-4, seguidos el 4 de octubre por las primeras ojivas nucleares. El general Issa Pliyev que manda las tropas soviéticas en Cuba recibe la autorización en caso de invasión norteamericana de disparar uno de los seis misiles tierra-tierra nucleares tácticos (Frog) instalados en la isla si no pudiera comunicarse con Moscú. Pero finalmente esta autorización no es confirmada.


Operación Anadir Cerrar

Homepage